Día Internacional contra la LGTBfobia

On 17 mayo 2012

Hoy 17 de mayo de 2012, conmemoramos, una vez más, el DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA HOMOFOBIA, LA LESBOFOBIA, LA TRANSFOBIA Y LA BIFOBIA. Es ésta una fecha de especial trascendencia para nuestro colectivo, pues en ella recordamos que hace 22 años la Organización Mundial de la Salud dejó de considerar que la homosexualidad era una enfermedad.

 

Día contra la LGTBfobia

 

No obstante, precisamente hoy debemos recordar también que aún seguimos luchando para que esta misma organización deje de considerar la transexualidad como una enfermedad. Tenemos que decirlo alto y claro: LAS PERSONAS TRANSEXUALES NO SON ENFERMAS, por lo que se les debe dejar de considerar así. Seguimos reivindicando pues, la DESPATOLOGIZACIÓN DE LA TRANSEXUALIDAD.

Leyes recientes como la Argentina, que no considera necesario ni un diagnóstico psicológico de disforia de género ni ningún tiempo de tratamiento hormonal para poder acceder al cambio registral, realizando un tratamiento no patologizante de la transexualidad, tienen que ser el espejo donde nuestras Cortes Generales se miren y tomen ejemplo.

En un día como éste, tampoco podemos dejar pasar la oportunidad de volver a recordar a todas las personas que han sufrido agresiones, verbales o físicas, por su orientación sexual o identidad de género en todo el mundo. Deseamos mostrar toda nuestra solidaridad y apoyo a todas ellas, algunas de las cuales, incluso, perdieron la vida, como Agnes Torres, en México; Daniel Zamudio, en Chile; o el hondureño Alejandro Martínez, asesinado el pasado 7 de mayo. Al mismo tiempo, queremos manifestar nuestra más absoluta condena a dichas agresiones y a sus autores, tanto directos como indirectos, pues todos ellos, desde la acción directa o la incitación al odio, son representantes de los más bajos y ruines instintos humanos.

Son muchas las reivindicaciones que tenemos que plantear en un día como el de hoy. Y es que aunque creamos que hemos avanzado mucho, cosa que, sin duda, es verdad, gracias a la lucha de miles y miles de activistas a lo largo de todo el planeta, lo cierto es que aún nos queda un largo camino por recorrer, hasta que logremos alcanzar en la sociedad el lugar al que tenemos derecho y al que nunca vamos a renunciar.

Las lesbianas, los gays, las personas transexuales y las bisexuales, hoy, 17 de mayo, alzamos la voz y:

• Condenamos sin paliativos a los Gobiernos de aquellos países en los que las prácticas homosexuales, bisexuales o transexuales se consideran delito, estando, incluso, sancionadas, en algunos de ellos, con la pena de muerte o la privación de libertad. Al mismo tiempo, exigimos a nuestro Gobierno que condicione la ayuda al desarrollo al respeto a los derechos fundamentales en los Estados destinatarios de las mismas.

• Rechazamos, en nuestro país, el vergonzoso recurso de inconstitucionalidad del Partido Popular contra la ley de reforma del Código Civil que permite el Matrimonio Igualitario. Exigimos, en este sentido, al Gobierno de España y al propio Partido Popular incluido el de Extremadura que dejen de confundir a la sociedad y, si así lo creen, manifiesten públicamente su opinión favorable a la constitucionalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo, tal y como ya lo han hecho más de 80 Catedráticos y Profesores de Derecho Constitucional de Universidades de toda España.

Al mismo tiempo, recordamos que seguimos aguardando, cada vez con más impaciencia, que el Tribunal Constitucional dicte, por fin, sentencia respecto al mencionado recurso, pues nuestras familias llevan ya 7 años soportando una implacable espada de Damocles pendiendo sobre sus cabezas, que impide que nuestro proyecto de vida pueda desarrollarse con normalidad.

Pero hoy, 17 de mayo de 2012, tenemos mucho más que reivindicar, porque hoy toda la ciudadanía están sufriendo el mayor recorte en derechos de nuestra democracia. Asumimos, lógicamente, el contexto de crisis económica en que nos encontramos, pero entendemos que también en momentos como el actual tomar decisiones políticas significa priorizar entre opciones diversas. Y, a este respecto, no podemos sino mostrar nuestro más absoluto desacuerdo con muchas de las decisiones adoptadas por el actual Gobierno.

Así, exigimos que la asignatura de Educación para la Ciudadanía se mantenga en el currículo escolar, pues la misma está destinada a educar a nuestra juventud en valores democráticos que creemos esenciales, como el respeto a la diversidad y, en general, a los derechos humanos, que por ser tales, nos pertenecen a todas y todos, con independencia de cuál sea nuestra orientación sexual o identidad de género.

Entendemos, asimismo, que es inadmisible que nuestras y nuestros adolescentes LGTB sigan sufriendo en sus propias carnes la homofobia, la lesbofobia, la transfobia, o la bifobia, y que la presión insoportable a que se ven por ello sometidos haga que, en muchos casos, su vida sea un verdadero infierno, hasta el punto de que, en ocasiones, no encuentren otra salida que el suicidio. Nuestro sistema educativo debe servir también para proteger a todas y todos los adolescentes de igual manera, siendo una asignatura como Educación para la Ciudadanía la que mejor puede contribuir a ello.

Si no educamos en valores, si no trabajamos para que las nuevas generaciones interioricen el respeto a la diversidad como un principio básico para la convivencia pacífica, inevitablemente seguiremos perpetuando un mundo en el que la homofobia, la lesbofobia, la transfobia y la bifobia continuarán campando a sus anchas, cobrándose víctimas inocentes.

Y si hablamos de recorte de derechos, tenemos también que alzar la voz para denunciar los gravísimos ataques de que está siendo objeto la sanidad pública.

El colectivo LGTB se ve muy afectado en cuanto a recortes sanitarios se refiere.

Las personas transexuales ven como sistemáticamente se les cuestiona el acceso gratuito a los tratamientos que como ciudadanas y ciudadanos requieren en su proceso transexualizador. El enfoque frívolo que hace el Gobierno de las personas transexuales perpetúa una situación de discriminación y estigma que es intolerable en una sociedad como la española.

Y qué decir del acceso a los sistemas de fecundación asistida. Las mujeres, lesbianas y bisexuales, sufren un ataque constante a su derecho a la maternidad. Si ya hasta ahora han sido frecuentes las excusas utilizadas para limitar su derecho a la reproducción asistida en el sistema sanitario público, la aplicación de los recortes va a hacerlo materialmente imposible.

Otro importantísimo efecto de los recortes sanitarios en el colectivo LGTB es el que se refiere al VIH/Sida. A tal efecto, denunciamos la muerte en vida del Plan Nacional del Sida, lo que va a suponer retroceder en la prevención del VIH a décadas que creíamos olvidadas. La lucha contra el estigma y la discriminación se va a ver muy afectada, al privarla de los recursos que la mantienen. Y porque en el colectivo LGTB somos muy conscientes de las consecuencias, devastadoras, que ello va a tener a medio y largo plazo sobre la salud de nuestra población, es por lo que hacemos un llamamiento urgente a las autoridades para que mantengan la vigencia y dotación de un Plan que tan buenos resultados venía arrojando.

Por otro lado, denunciamos la práctica condena a muerte que va a suponer para miles de inmigrantes ilegales el hecho de que se les prive del acceso a la atención primaria, puesto que van a perder la posibilidad de ser tratados como el resto de la población por enfermedades como el cáncer, el sida, etc.

Rechazamos la creación de un sistema sanitario de beneficencia y una atención sanitaria de segunda clase. Las ONG´s no podemos ni queremos ser cómplices de un ataque a los derechos humanos de una parte de la ciudadanía. Frente a esta situación sólo hay una solución posible: TARJETA SANITARIA PARA TODAS Y TODOS.

Denunciamos, asimismo, que las y los pacientes tengan que asumir económicamente parte de su tratamiento, pues ello puede llevar a que muchos, por escasez de recursos, dejen de beneficiarse de él. Que una persona enferma crónica o que necesite mucha medicación, tenga que asumir sus costes, es un verdadero ataque al estado del bienestar que tanto nos costó levantar.

No se puede abandonar a su suerte a una persona afectada por una enfermedad, sea cual sea su situación legal. Todas y todos los que viven en este país merecen ser tratados con igual dignidad en los aspectos básicos de la vida, entre los que, sin duda, se encuentra la asistencia sanitaria. Es eso lo que diferencia a un país “decente” de otro que no lo es. Y queremos que el nuestro lo sea.

Hoy, 17 de mayo de 2012, Día Internacional contra la LGTBfobia, las lesbianas, gays, transexuales y bisexuales queremos recordar de dónde venimos y en qué momento nos encontramos, al tiempo que queremos despejar toda duda sobre nuestro futuro: No estamos dispuestos a dar ni un solo paso atrás en el reconocimiento y efectividad de nuestros derechos. Pero tampoco estamos dispuestos a olvidarnos de todas y todos aquellos, que aun no siendo parte de nuestro colectivo, atraviesan momentos muy difíciles, como consecuencia de los brutales recortes del Estado de bienestar que estamos padeciendo.

Por eso, hoy queremos reivindicar la igualdad de todas y todos y la solidaridad entre todos y todas, con independencia de nuestro nacimiento, raza, sexo, religión, opinión, orientación sexual o identidad de género.

¡¡¡FELIZ DÍA contra la HOMOFOBIA, la LESBOFOBIA, la TRANSFOBIA y la BIFOBIA!!!


¡EXTREMADURA ENTIENDE os espera esta tarde a las 18:45 h para hacer una lectura del manifiesto en la Calle Anas, pasando los aparcamientos de Atarazana!

Comments are closed.